Archivo de la etiqueta: nacar

COLLAR DE PERLAS

La fabricación de joyas a base de perlas era una actividad bastante extendida y favorecida entre los pueblos antiguos. Sin embargo, debido a su extrema rareza, las perlas eran una de las gemas más valiosas conocidas por los pueblos del mundo antiguo, reservadas para la nobleza y personajes extremadamente acaudalados.

Parece que la costumbre de adornarse con perlas tuvo origen en la India y otros puntos de Asia, desde donde los fenicios la propagaron por Europa. Los griegos llamaron a la perla margarites, pero no parece que se generalizara su uso hasta después de la guerra de los persas y de las conquistas de Alejandro. En Asia Menor se extendió su empleo después de la conquista de Lidia por Ciro. En los Proverbios se habla repetidas veces de las perlas,  lo cual indica que los hebreos las conocían. Durante la dominación de los Ptolomeos en Egipto, el uso de las perlas adquirió proporciones extraordinarias, y más tarde los grandes señores de las cortes de Europa se servían de las perlas no sólo para adorno, empleandolas en collares, brazaletes, pendientes, sortijas, etc., sino también en bordados de vestidos o simplemente como guarnición de éstos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La perla Tahití

Las perlas de Tahití son perlas cultivadas naturales. Están cultivadas en agua salada, a diferencia de las  de agua dulce, principalmente en la Polinesia Francesa, por la Ostra Pinctada Margaritifera. Al contrario que la mayoría de las joyas, una perla es una gema orgánica, es decir, proviene de un ser vivo. El tiempo de cultivo es de 2 a 3 años y su tamaño oscila entre los 8 y los 18 mm. La perla de Tahití es única debido a sus colores oscuros naturales. Las perlas verdaderamente negras son unas de las más bellas del mundo y son extremadamente raras.

Las podemos encontrar en diferentes formas:

Redondas: generalmente es la variedad de más valor. La perla redonda es simétrica y rodará en línea recta.

Barrocas: indica una forma irregular de la perla. Generalmente son las de menos valor, pero puede haber especímenes más caros que las perlas redondas.

Semi-redondas: son las perlas que tienen formas redondeadas, pero sin llegar a ser completamente esféricas.

Perlas anilladas o estriadas: están caracterizadas por líneas regulares o anillos cóncavos perpendiculares a un eje de revolución superior a un tercio de la superficie de la perla.

Semi-barrocas: es un término general que engloba varias formas de perlas, como pueden ser botón, pera, gota, oval. Es decir todas las que no entran en los grupos anteriores.

¿Qué es una perla mabé?

La ostra perlífera mabé (pteria penguinhabita) vive en los mares tropicales de Sur y Este de Asia, cerca de las islas japonesas de Okinawa y posee un maravillo nácar irisado con un gran lustre y tonos metálicos. A pesar de los reiterados intentos de cultivar perlas redondas en esta ostra sin resultados positivos, en los años 50 se consiguió obtener perlas hemisféricas implantando núcleos en su concha. Estas perlas, que reciben el nombre de perlas Mabé son utilizadas engastadas en aretes o anillos ya que de este modo se oculta su lado plano.

Pero curiosamente, hoy día, las perlas de cultivo hemisféricas (también llamadas “medias perlas”) no se obtienen de perlas mabé, sino de la pinctada maxima o “labios de plata”, de los Mares del Sur, normalmente cuando se va agotando su ciclo de vida productora. El proceso de obtención es simple: un núcleo hemisférico en plástico con la forma deseada es adherido directamente en la cara interior de las conchas de la perla madre, que comienza de inmediato a recubrirlas con nácar.Durante la recolección se retira el núcleo obteniéndose una especie de molde formado por nácar endurecido, de un espesor a veces no mayor que el de una uña, y cuyo interior se rellena de una pasta resinosa para darle el cuerpo necesario.