Archivo de la etiqueta: perlas

Arracades Bebe

Gran varietat d’arracades per nadó a Barcelona79.com

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

Conservació de les perles

Les perles no són tan dures com les pedres precioses de mineral. Col · loca’t les perles només després de l’aplicació d’esprai per al cabell, cosmètics, perfum i altres substàncies potencialment nocives que podrien tacar-les. Per prevenir ratllar-les, la joieria de perles ha de ser emmagatzemada en draps suaus, lluny d’altres joies.

La grasitud de la teva pell ajuda a mantenir les perles humides, així que l’aigua sabonosa és innecessària per netejar-les. No netejar mai les perles amb cap tipus de solvent o abrasiu. El millor és tenir-ne cura netejant amb un drap suau, com els usats per les ulleres.

Es recomana que tornis a encordar les perles cada pocs anys ja que les cordes es deterioren i poden trencar-se si no s’han cuidat.

131974-2 131975-2

Aquest collarets els pot trobar a barcelona79.com

Medidas antiguas

Uno de los primeros poseedores del diamante Koh-i-Noor, el Sultán Barbar, indicaba el peso de dicha piedra en cerca de ocho Mishkals y describía el mishkal como equivalente a 40 ratis. Otros escritos dan distintos valores para el rati. Los indios tenían otro peso entre los dos, el mangeli, que según parece se acercaba más al rati que al mishkal.

Antes de que llegara a la normalización de los pesos, los mercaderes tenían que basarse sobre objetos naturales que fueran relativamente comunes. Las semillas secas eran las preferidas para pesar cosas pequeñas, especialmente si el peso entre grano y garno eran bastante uniforme. El grano seco de trigo, simplemente llamado grano, era común, y también lo era la semilla seca del algarrobo, llamado qirat.

El quilate como unidad de peso originalmente era la semilla de un árbol, comun en el Cercano Oriente, el algarrobo. Su fruto es una vaina casi negra. Dentro de la vaina hay una pulpa y muchas semillas pequeñas. Los antiguos mercaderes de perlas de Oriente Medio descubrieron que las semillas secas tenían un peso extraordinariamante uniforme, y las adoptaron como unidad de peso para las perlas.

La palabra quilate viene del nombre griego del árbol, keration, que significa cornezuelo, de la forma de la vaina. A medida que el comercio de las gemas iba aumentando, varios países normalizaron el quilate con relación a sus propias unidades de medida, que variaban de país a país. Por consiguiente, un quilate de Londres era diferente de un quilate de Venecia, y ambos eran distintos de un quilate de Madrás. A principio del siglo XX varios países acordaron aceptar la normalización internacional del quilate métrico, que equivalía a un quinto de gramo. este es el sistema que se usa para los diamantes y otras gemas.